Parece mentira · Iván (Comentario)

Manuel Scorza con el propósito de relatar los levantamientos de las comunidades campesinas originarias de los Andes Centrales en Perú en los Sesenta contra la compañía minera ” La Cerro de Pasco” Corporation, nos legó una de las más maravillosas y conmovedoras obras poéticas de la literatura latinoamericana:” La guerra silenciosa”.
Son cinco libros o cantares, cientos de personajes y una sola historia: la de todos los que pisando entonces el suelo del Alto estaban ya hartos de arrodillarse ante el gringo y sus cipayos.
Cinco historias de revuelta individual y agrupada, cinco de coraje y retrocesos tácticos,
Cinco y un solo propósito, la construcción de una empresa colectiva y desde esa práctica común el amasado de una nueva conciencia.

Todo lo dicho hasta aquí se basó en uno de los comentarios acerca de la saga de Manuel Scorza que pertenece a Juán Gonzales Soto firmado en Tarragona, marzo 2007.

Cinco ficciones y solo una en la contabilidad de mis lecturas: Redoble por Rancas( De la campana – 2007- La Plata – Arg.)

Cinco “ficciones”
Los levantamientos no.
Las muertes tampoco.
La dignidad igual.
El olvido menos…

Estuvimos ahí, hace un par de años atrás con uno de mis “compadres”(¡mirá que bueno que es tenerlo al tipo ahí y él con su curriculum socialista juvenil de presidente del Centro de Estudiantes de Ingeniería Química de Santa Fé ) y con otros dos que entonces eran “futuros amigos” y fue bueno que fuera.
Los cuatro subimos desde Lima a esas alturas, anduvimos por el suelo apisonado de batallas bicentenarias por la Liberación Latinoamericana en Junín, recogiendo chiquititos, enredados y temerosos relatos de los levantamientos en Rancas, dejándonos marcar el alma por el impacto de la minería a cielo abierto por todos lados , y conmoviéndonos (hasta las lágrimas el “compadre”) en aquella “alturita” claveteada de esculturas-memoria en medio de la meseta, nosotros, insignificantes turistas gringos frente a los bustos de algunos de los caídos, ahí a 5.000 m. s/nm , rodeados de faldas serranas y arriba de ellas cada tanto esos cercos cabriteros de piedra que parecen… ¿que te digo?… ojos.

y en su vacío parecen decirte: ¿que te digo gringuito que vos puedas entender?
¿No entendes que somos ojos abiertos a la eternidad?
¿No ves que ya no está el Cerco de Manuel, el Cerco de “Redoble por Rancas”?
¿No ves que ya no hay Cerco de la Cerro de Pasco?
¿No ves que los mataron,ahí los tenés, que a Ellos los mataron y que al Cerco de la Pasco lo levantaron solo después que a Ellos los mataran?
¿No entendes gringuito que ahora las cabritas van del cerro a nuestros cercos?

No miran en castellano esos ojos,
pero te miran… seguro

Les pregunté sentado arriba de lo que me parecía un musgo sobre el suelo (y mientras Carlín lloraba abajo de uno de los bustos de cemento ), que pasaría con nosotros,”con vos che”, conmigo,
cuando a nosotros nos pasara… a nosotros acá…acá de aquí digo.
¿Que haríamos aquí cuando llegaran?
…digo llegar de llegar en banda, emblocados como suelen llegar, arrollando como arrollan cuando llegan, después de los exploradores avanzados.
¿Como reaccionaríamos?
…digo reaccionar de organizarse cuidando el cuerpo y las mentes frescas para las buenas ideas y los buenos caminos para objetivarlas.
¿Habría Resistencia?
…digo resistir de resistir Siempre En Masa con pocas vanguardias y muchísimos Grupos de Opinión y Acción,Acción y Opinión.
… digo resistir de resistir repito cuidando el cuerpo sin regalar las víctimas, de no ceder a las provocaciones porque eso hacen siempre: provocan y se sientan a esperar,esperan y dan el golpe, golpean y se sientan a esperar…

Les pregunté eso a los Ojos recostados en las faldas y ellos que no miran en castellano, que miran eternidades y hablan quechua no respondieron.
O me pareció.

Les pregunté en una exalación que pasó que ya no está el Cerco de la Cerro de Pasco, y que pasó que ya no está el Cerco de Manuel y nuestro “Eternauta” llamado ahí en Rancas “El Nictálope” y pasando lo que pasó si están por todos lados las mineras fayutas del Gringo, los kilométricos terraplenes altísimos como una sierra cordobesa forrados de “media sombra”(si ¡ berreta media sombra! para parar no se qué pueda parar esa telita) para “proteger a las gentes” de los poblados mineros que los atiborran al pie, el autobombo insolente de las “Compañías” en gigantografías de ” Aquí la Johny protege el Medio Ambiente”,las camionetas negras cargando marrones hombres incas de uniforme como corresponde… ¿color?,seguridad comprada por las multi, y los restos de las antiguas.
Les pregunté me pregunté, que pasó que ya no está todo el territorio atravesado por el Cerco y sí por la desigualdad, por el quiebre de la solidaridad popular, y las chinas-coreanas ferias en las plazas donde ni penando encontrás un auténtico tejido peruano.
¿Cual fué el precio que hubieron de pagar las Comunidades, 20 años después de Rancas, por ser su territorio escenario del despliegue senderista?
¿Fue el no color la marca de la derrota?
Que pasó que todos,todos andan vestidos de grices o negros en el Alto,
y que de encontrar algo de color en una prenda sobre un cuerpo inca te caés de espalda?
¿Que pasó? ¡a ustedes les digo Ojos! ¿A Ustedes ¡Carajo!
¿ A ustedes les pasó lo mismo que a Nosotros?

Silencio
Asombro…¿que pregunté?¿que carajo pregunté?
Y este escribiente fué ¿iluminado cabe?, su ego puesto en caja, la síntesis cayó pesada sobre su boca de la cabeza a los dientes, y de ahí a los labios apretados.
A afiebradas preguntas… frescas y simples vivenciadas respuestas.
Insolente pregunta…
Si hay algo que el hombre no debe ser, dicen los que saben, es ser Imprudente.
Los cerros no lo son y los Ojos menos.

Fué hace dos años… les pregunté, me pregunté que pasaría si nos pasaba,
Y nos está pasando…antes que tarde,
y con los pueblos reaccionando, creando conciencia, a pesar de la “autoridad”
y a pesar ( y con pesar) de los que como uno (yo) “solo de ver lo que vieron lo fueron viendo”, se acercaron al lago (¡hay tantos en las cumbres centenarias de minería fayuta!,hermosos lejos, brutales en el paisaje) tocaron la mugrienta costra… y solo entonces putearon.
y a pesar que después se desayunaron como uno (yo) que no eran naturales lagos sino otra reliquia putrefacta de las mineras al retirarse buscando más cerros para desaparecer…porque los desaparecen parece mentira.
PARECE mentira.
¿PARECE mentira verdad Manuel?

Anuncios

2 pensamientos en “Parece mentira · Iván (Comentario)

  1. Maravilloso escritor Manuel Scorza. Lamentablemente lo perdimos demasiado joven. Tuve la fortuna de leer los 5 libros, Luego los fui prestando y sólo me queda uno. Suele suceder, pero lo más lamentable es que no se consiguen para reponer.
    Tengo un poema inédito de Manuel. Me gustaría hacérselo llegar. ¿Cómo hago? Intenté copiarlo aquí pero no me permite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s